La Fundación Mayores de Hoy ha llevado a cabo la jornada “Envejecer en Casa“, que cierra el segundo ciclo sobre Buen Trato a Mayores, “Trata como te gustaría ser tratado”. Un encuentro que se ha centrado en analizar la eficacia de los Centros de Día para facilitar que las personas puedan permaner el máximo tiempo posible en sus domicilios, y que ha contado con la colaboración de AsispaGrupo SENDAComunidad de Madrid y Ayuntamiento de Madrid.

La presidenta de la Fundación, Matilde Pelegrí ha realizado, en el arranque de la jornada, un recorrido por lo que han sido las jornadas celebradas bajo el paradigma del #BuenTratoMayores, en los que se han abordado los aspectos diferentes bajo los que se pueden producir situaciones de maltrato hacia las personas mayores, y cómo existen herramientas para luchar contra los “edadismos y los micro-edadismos, como las nuevas tecnologías y las relaciones intergeneracionales”. 

Por su parte, el gerente de la Agencia Madrileña de Atención Social, AMAS, José Manuel Miranda, explicó cómo funciona este organismo autónomo dependiente de la Consejería de Familias que gestiona 129 centros de la Comunidad, entre ellos 16 Centros de Día que atienden a unas 500 personas. “Los Centros de Día desarrollan una magnífica labor con los mayores. La Comunidad ha incrementando 250 plazas en 2021, esperándose un incremento de otras 500 plazas hasta final de legislatura”. Y se está trabajando sobre el Nuevo Acuerdo Marco que esperemos entre en vigor a principios de 2023. Los Centros de Día constituyen una alternativa muy interesante al ingreso en las residencias, que “ayuda a prevenir o demorar una posible situación de dependencia, al tiempo que permite que los mayores mantengan el contacto con su entorno y su familia”.  Miranda explicó, además, cuáles son los servicios que se prestan en los Centros, desde el transporte desde el domicilio del usuario, hasta la manutención, pasando por el aseo y las actividades de la vida diaria.  “En cuanto a la atención geriátrica y rehabilitadora, al ingreso del usuario se le realiza un estudio personalizado para dar respuesta a sus necesidades concretas”, explicó. Por todo lo expuesto, los Centros de Día son un “recurso por el que la Comunidad de Madrid apuesta con claridad para facilitar el bienestar de los mayores”. 

En esta jornada la Directora de Centros de Día de Asispa, Ana Cruz, explicó cuál es la experiencia del grupo con Centros de Día, reconociendo que su labor es muy importante para todos los usuarios. “Todos queremos envejecer en casa, pero eso solo es posible con los recursos necesarios, como son los Centros de Día, donde se realizan actividades que les ayudan a mejorar no sólo físicamente, también socialmente”, explicó Cruz. Además, señaló que cuando un usuario llega al centro, “si llega con un sentimiento de soledad, este desaparece”. Durante la pandemia, Asispa ha realizado un estudio para ver cómo ha afectado el cierre de los Centros de Día a los usuarios, concluyendo que “el confinamiento multiplicó la soledad y demostró que los centros son pilares en su vida”. 

La directora del Centro de Día Vírgen de África, María Jesús Bueno, explicó el Modelo Centrado en la Persona, que es “la guía de nuestro trabajo, gracias a que es el usuario o sus familiares quienes deciden las actividades a realizar”. El objetivo general es promover que la persona permanezca el mayor tiempo posible en sus casas, “con las ayudas necesarias”. Bueno afirmó que el objetivo general que persiguen es “prevenir la dependencia, favorecer las relaciones interpersonales, fomentar la participación social, proporcionar descanso a las familias y apoyar a las personas en sus proyectos de vida”. Con los diferentes profesionales se intenta cubrir todas las esferas de las personas y “que disfruten del envejecimiento activo y participativo”. 

La terapeuta ocupacional del Centro de Día Vírgen de África de Asipa (Madrid), Rowilyn Camacam, argumentó que el plan rehabilitador de la persona es llevado a cabo por diferentes profesionales, propuestos “para conseguir que la persona pueda ser lo más autónoma posible en el desarrollo de las actividades de la vida diaria, tenga una buena calidad de vida, y potenciar su bienestar emocional”. Se trata de terapias cognitivas, terapia físico-funcional, terapia psico-afectiva, y “actividades significativas que se eligen en consenso con los usuarios, como el taller “El mundo es tuyo” que consiste en viajar a diferentes ciudades y visitar sus sitios más emblemáticos, conocer su cultura y hasta degustar alguno de sus platos típicos. “Esta actividad se desarrolla partiendo de una comisión con los usuarios para elegir la ciudad que se quiere visitar, y con la ayuda de las nuevas tecnologías, visitamos virtualmente esa ciudad, sus calles, sus monumentos”. Una de las usuarias del centro, Antonia González, recordó que durante la visita a Roma “nos llovió pero lo pasamos muy bien”, y con un gran sentido del humor, reconoció que “llegamos todos muy relajados del viaje”. La usuaria aseguró que se siente “renacida, con una gran ilusión, al venir al centro”.  

Otra de las actividades significativas son las “actividades intergeneracionales” gracias a las que reciben alumnos de centros escolares para acompañar a los usuarios. Camacam ha explicado que, debido a las limitaciones de la pandemia, “tuvimos que buscar alternativas para no romper el contacto que ya se había establecido y diseñamos “Amigos por correspondencia“, una actividad basada en un intercambio de cartas entre los usuarios del Centro de Día y los alumnos del colegio colaborador. Otra de las usuarias, Paquita, recuerda que sintió “mucha alegría recibir las cartas de dos niñas de 13 y 14 años, contándome su experiencia y nos hicimos amigas”. También confirmó que está “cada día más contenta de venir al centro, porque somos como una gran familia. Además antes yo había días que no salía nada de casa, y desde que vengo estoy más contenta. Me ha subido la autoestima, creía que ya no valía para nada, y aquí estoy feliz”. 

Para los profesionales “la familia también es esencial”. Celia, cuidadora principal de otra de las usuarias (Nieves), que recuerda que el primer día que volvió del centro “la vimos muy contenta, y hemos visto muchos avances en materia de comunicación, en su autonomía, está más alegre, está más activa mental y físicamente”.  

La Directora General de Asispa, Elena Sampedro, reafirmó que las actividades que se programan y se llevan a cabo en un Centro de Día, no solo contribuyen a su mejora física y psíquica, sino que también previenen futuros problemas de salud, e incluso futuras situaciones de dependencia. Ha agradecido estas jornadas porque así se puede “visibilizar el trabajo que se realiza en los Centros de Día, confirmando que envejecer en casa es posible”. 

Para terminar, el Director General de Mayores del Ayuntamiento de MadridJuan Carlos Pérez, fue el encargado de clausurar la jornada. Recalcó “la grandeza del poder de las palabras”, aludiendo al título del ciclo: “Trata como te gustaría ser tratado” y “Envejecer en casa”, dos máximas “en las que debemos trabajar todos”. Pérez aseguró que uno de los retos del Ayuntamiento ha sido trabajar para “poner todos los recursos necesario para que las personas mayores puedan permanecer en sus casas el mayor tiempo posible”.  Sólo el 4 % de las personas que está en residencias quiere estar institucionalizado “y desde el Ayuntamiento de Madrid queremos ofrecer alternativas”. Una de las actuaciones más duras de las tomadas desde que ostenta este cargo en febrero de 2020, “fue el cierre de los Centros de Día, aunque fue un ejemplo por la actitud de los usuarios y la aceptación de las familias”. Pérez cree que de esa medida “todos salimos reforzados, aunque todavía  nos estamos recuperando de esa situación porque todavía hay cierto miedo de volver al Centro de Día. Y quiero aprovechar para confirmar que es necesario normalizar la situación”. 

El Ayuntamiento de Madrid tiene 100 Centros de Días, la red más amplia del país. “En total tenemos 4.700 plazas que atienden a unas 7.000 personas al año. La necesidad de estos centros es total. Su importancia se sustenta en la calidad, porque los servicios tienen que tener la mejor calidad, y en la calidez, “y lo veo cada vez que visito un centro, al margen de la atención social y sanitaria, lo que más llama la atención es la confianza, el calor entre los profesionales y los usuarios”. 

El Director insistió en que es “necesario introducir en los centros las innovaciones tecnológicas, porque desde ellos trabajamos para acercar a los mayores a las redes sociales intentando romper la brecha digital y fomentar la comunicación”. Otro de los asuntos esenciales es “Modelo de Atención Centrado en la Persona“, que es el eje metodológico “incidiendo en las fortalezas de los usarios” y no en sus deficiencias. “Es importante que entre todos difundamos la utilidad y cómo se trabaja en estos Centros de Día, impulsando el servicio para que sea accesible a la mayoría de las personas”, apostilló. 

 

 

La Fundación Mayores de Hoy ha celebrado hoy, 22 de junio, la jornada “La atención sanitaria, clave en la promoción del buen trato en las personas mayores”. En este seminario virtual, profesionales del ámbito sanitario han ofrecido una radiografía de la situación actual sobre el trato que se da a las personas mayores en las instituciones sanitarias, se ha hablado sobre cómo se adaptan los cuidados a esta población para conseguir mayor humanización y calidad de la atención, se han presentado protocolos de detección y abordaje de casos de maltrato y se ha conversado sobre iniciativas que favorece el buen trato y evitan la soledad no deseada.

En la inauguración, la presidenta de la Fundación Mayores de Hoy, Matilde Pelegrí, ha asegurado que el sector sanitario es clave en la atención a toda la población, “pero lo es aún más si hablamos de las personas mayores”. En este sentido, ha reivindicado el papel de la geriatría, en su opinión, “imprescindible en una sociedad que envejece, en la que tenemos más de 9,5 millones de personas mayores de 65 años, y somos más de 18 millones los que superamos los 50”.

Por su parte, el gerente del Hospital Clínico San Carlos, José Soto, ha afirmado que el reto del envejecimiento es colectivo y la implicación debe ser de todos los ámbitos de la sociedad. En lo que respecta al sector sanitario, ha indicado que el Hospital San Carlos se caracteriza por ser el segundo de la Comunidad de Madrid en atender a un mayor porcentaje de personas mayores de 65 años. Por tanto, sus servicios y actividades están orientados a esta población. Ejemplo de ello es el servicio de Geriatría, que cuenta con una amplia trayectoria. Además, “aplica estrategias de humanización, que forman parte de un plan de humanización, de cuyos resultados nos sentimos muy orgullosos”.

En la inauguración también ha estado presente el director general de Coordinación Sociosanitaria de la Comunidad de Madrid, Francisco Javier Martínez Peromingo, que ha indicado que cuando se habla de maltrato hacia los mayores, “no solo nos referimos al maltrato que profiere su círculo más cercano, también hay que luchar contra el edadismo administrativo de los servicios de salud”.

Martínez Peromingo ha expresado que “la edad no puede ser el criterio suficiente para decidir a quién se trata y a quién no” y ha subrayado que “la discriminación por edad en la atención sanitaria genera una atención más deficiente”.

Hospitales que se adaptan a las personas mayores

En la mesa redonda, el jefe de Servicio de Geriatría del Hospital Clínico San Carlos, Pedro Gil Gregorio, ha definido los conceptos de maltrato, buen trato y humanización y concretado que “las personas mayores quieren que se les trate como a personas adultas, pero con afecto y con compresión y quieren que se les tenga en cuenta”. Es la base donde sustentar el buen trato. Y la humanización en el ámbito sanitario debe ir en esa línea. “No se puede tratar al paciente como objeto, como enfermedad o como síntoma, porque entonces dejamos de tratarlo como persona”. En su opinión, los hospitales tienen que adaptarse a las personas mayores, por eso “es preciso un proceso de humanización”, ha destacado.

La supervisora de la Unidad de Geriatría del Hospital Clínico San Carlos, Beatriz Solas Gómez, ha hecho hincapié en la importancia del trabajo en equipo y la coordinación entre profesionales, así como en la personalización de los cuidados tanto en el hospital como cuando se marchan a casa. Según esta experta, “el 95 % de los pacientes requieren continuidad de los cuidados”.

 

Comisiones contra la violencia

Según ha explicado la presidenta de la Comisión contra la Violencia del Clínico San Carlos, María Teresa Martín Acero, las comisiones contra la violencia están dirigidas a proteger a colectivos vulnerables. La Comisión contra la Violencia del San Carlos, que “es una de las más activas del Servicio Madrileño de Salud”, está formada por 16 profesionales del ámbito sanitario y social y “somos agentes de salud y humanización. Estamos en un lugar privilegiado para detectar y ayudar en casos de maltrato”, ha señalado.

“Abogamos por la prevención, detección y abordaje integral en los casos de maltrato con el fin de ofrecer una mejor atención que favorezca que la persona recupere su salud y bienestar y también el de sus familiares. Y para ello son imprescindibles el acompañamiento y la confianza”, ha afirmado.

Iniciativas para el buen trato

Por último, el coordinador de Responsabilidad Social Corporativa adscrito al área de Humanización de la Asistencia Sanitaria en el Hospital, Juan Francisco Blázquez García, ha enumerado algunas iniciativas que lleva a cabo el Hospital Clínico San Carlos para dar respuesta a las necesidades sociales y asistenciales de las personas mayores en el ámbito hospitalario y que van desde el abordaje de la soledad no deseada, a través del voluntariado virtual y presencial, el servicio de biblioteca para pacientes y la atención religiosa y espiritual.

Según Blázquez García, “todas las personas somos iguales en dignidad, por tanto, independientemente de la edad, debemos tratar como nos gustaría ser tratados. Esta es una regla de oro, también en sanidad. De hecho, el motor de los servicios sanitarios es el trato a las personas y debemos saber hacerlo bien”.

Esta jornada virtual cierra el segundo ciclo de los encuentros “Trata como te gustaría ser tratado”, organizados por la Fundación Mayores de Hoy para promover el buen trato hacia las personas mayores en todos los ámbitos de la vida y que cuentan con el apoyo de la Comunidad de Madrid y Fundación La Caixa. Además, en este ocasión, con la colaboración del Hospital Clínico San Carlos de Madrid.

 

La formación universitaria supone para las personas mayores un acicate en sus vidas y es una herramienta eficaz de buen trato porque bien puede considerarse un “Grado en autoestima”, como indica el título de la III Jornada del ciclo “Trata como te gustaría ser tratado”. Este ciclo, que se celebra el 22 de abril a las 11,00 h., y está organizado por la Fundación Mayores de Hoy, con el apoyo de Fundación “la Caixa” y Comunidad de Madrid, y la colaboración de CaumasUniversidad Autónoma de Madrid.

Este encuentro que analiza los muchos beneficios de los programas universitarios para los mayores, será inaugurado por el director General de Atención al Mayor y a la Dependencia de la Comunidad de Madrid, Juan José García Ferrer.  Tras su intervención, el catedrático del Departamento de Organización de Empresas de la Universidad Autónoma de Madrid, Isidro de Pablo, y la profesora de ese mismo departamento, Adriana Pérez, disertarán sobre “El emprendimiento intergeneracional: una vía para la realización personal, una
perspectiva desde el proyecto europeo IVI, Erasmus +”. 

A continuación se celebrará la mesa debate: “Beneficios de la Universidad de mayores”, en la que participan la vicepresidenta primera de Caumas, Elisa Nuez, el profesor de Historia del Arte de la Universidad de Mayores de la Universidad de Alcalá de Henares, José Manuel Ortega, y dos alumnos de esta universidad, Francine Vouets y Juan José Martínez. Ellos nos ayudarán a comprender todos los beneficios que le reporta a los mayores la formación universitaria, tanto a nivel físico como psicológico, que redundan en una mejor calidad de vida para ellos. La universidad les ofrece la posibilidad de seguir formándose, de aprender aquellas materias que les resultan interesantes, y hacerlo por el mero placer de aprender. La universidad es, por tanto, una herramienta clave a la hora de fomentar el envejecimiento activo

Si lo deseas, puedes seguirnos a través de la web de la Fundación y puedes inscribirte en esta jornada “Grado en autoestima” a través del siguiente formulario: