Esta podría ser una de las conclusiones extraídas de la Jornada La videollamada como instrumento de buen trato, en la que se ha analizado el vínculo que genera entre los interlocutores. La importancia de la comunicación por videollamada entre personas mayores y sus familiares se ha hecho más que patente durante la pandemia, siendo en muchos momentos, la única forma de conexión con los seres queridos, y así se ha manifestado en este encuentro organizado por Fundación Mayores de Hoy, celebrado ayer con residentes y profesionales del centro Ballesol Latina, y con expertos de la Fundación Alicia y Guillermo. La jornada ha contado con el apoyo de la Consejería de Políticas Sociales y Familias de la Comunidad de Madrid y Fundación “la Caixa”, y con la colaboración de Grupo Ballesol y la Fundación Alicia y Guillermo

La presidenta de la Fundación Mayores de Hoy, Matilde Pelegrí, aseguró que el objetivo de estas jornadas es “llevar el mensaje del buen trato a todos los ámbitos, también a las residencias que son los hogares de nuestros mayores, en definitiva, algo que se ha olvidado en los pasados meses”. Pelegrí reconoció que estos centros son hogares “donde se cuida a los mayores con cariño y donde se les atiende con mucha profesionalidad”.

De este modo lanzó un mensaje claro de reconocimiento a la labor que los profesionales sociosanitarios desarrollan habitualmente, y sobre todo, a la labor que han desarrollado durante el confinamiento. Del mismo modo, puso de relieve la importancia que tienen las relaciones intergeneracionales para fomentar el buen trato. 

La Viceconsejera de Políticas Sociales, Familias, Igualdad y Natalidad de la Comunidad de Madrid, Silvia Sánchez, quiso abrir esta jornada enviando un saludo especial a los mayores que viven en las residencias que, como dijo, “ya están vacunados”, lo que supone una excelente noticia para poder “flexibilizar las medidas de salidas y visitas a los centros”. Sánchez, con un tono muy cercano, reconoció que las videollamadas han sido muy importantes para todos sobre todo en los primeros meses de confinamiento. Y lo ejemplificó con su experiencia personal, ya que como ha reconocido el poder comunicarse con sus padres, mayores y a 500 kilómetros de distancia, “ha sido un chute de energía para mí. Además, creo que esta rutina que ha venido para quedarse, ha aportado mucha tanquilidad, ha facilitado el que podamos vernos y sentirnos muy cerca”. 

Sánchez quiso recordar también a todos los profesionales de las residencias y a los voluntarios “que durante la pandemia se pusieron al otro lado del teléfono y de las pantallas para que nadie se sintiera solo. Tenéis el compromiso de que la Comunidad de Madrid seguirá trabajando para que cada persona mayor tenga una vida plena”, concluyó.

La  directora de Ballesol Latina, Pilar Ruiz, se emocionó al agradecer a todo el equipo su trabajo y a las familias por su confianza siempre. Y reconoció que las videollamadas han servido para “tranquilizar a los familiares”, al poder comprobar que los residentes estaban bien. “Empezamos a comunicarnos con los familiares con nuestros propios móviles desde las habitaciones. Después, Ballesol, nos facilitó tablets para poder hacer videollamadas con las familias”. Pilar asegura que ese contacto entre residentes y seres queridos es algo “positivo que hemos sacado de esta situación”. 

Las residentes que han participado (de dcha. a izda.), Petra, Josefa y Ruperta, contaron cómo vivieron ellas el confinamiento. Las tres coincidieron en señalar que ante la incertidumbre de lo que estaba pasando, poder realizar videollamadas con sus seres queridos “fue maravilloso”. Petra recuerda la emoción y la “alegría inmensa” que sintió cuando pudo ver a su hermano y a su sobrina a través de las videollamadas. Ruperta aseguró que este instrumento de comunicación le ha servido mucho, y a su hija Ana, que también ha participado en la Jornada, explicando cómo vivieron esta situación los familiares. Reconoció que estos meses fueron “muy duros” y las videollamadas aliviaron mucho la angustia de no poder ir a verla. 

El técnico en actividades socioculturales de Ballesol Latina, Juan Salcedo, indicó que no podrá olvidar la inmensa de alegría al ver cómo los residentes podían conectarse y ver a toda su familia. “Esa imagen ayudó a tranquilizar a las dos partes”. Afirmación que comparte el psicólogo del centro, Luis Sánchez, puntualizando que esas videollamadas han ayudado sobre todo a aquellos residentes que más apoyos necesitan, a los que tienen un mayor deterioro porque han permitido que puedan mantener los lazos afectivos con sus seres queridos. 

La presidenta de la Fundación Alicia y Guillermo, Lola Carbonel, quiso recordar que desde el inicio la Fundación ha mostrado su preocupación por “romper la brecha digital”. Cuando comenzó el confinamiento, “y pasados los primeros 15 días del miedo”, empezaron a conectar a los mayores a través de las pantallas, lo que ha sido esencial para los mayores.

 

En esta labor están apoyados por expertos en tecnología, como Samuel y Kevin que, durante esta jornada, mostraron a los mayores algunos trucos para convertir las aplicaciones del móvil en nuestras aliadas. 

 

 

Esta jornada, que se incluye en el ciclo Trata como te gustaría ser tratado, es un paso más en el objetivo de la Fundación Mayores de Hoy de fomentar el buen trato a los mayores desde todos los ámbitos.