Los derechos de las personas mayores fueron analizados en la segunda jornada del ciclo “Trata como te gustaría ser tratado”, que abordó la importancia de las relaciones intergeneracionales, y que se celebró ayer en el CEU Montepríncipe de Madrid. Fundación Mayores de Hoy, con el apoyo de Obra Social “la Caixa” y la Consejería de Política Social y Familia de la Comunidad de Madrid, con la colaboración de Universitas Senioribus CEU, organizaron esta jornada.

 

El buen trato a las personas mayores va más allá de no ser agredido. “Tiene que ver con el cumplimiento de unos principios relacionados con el respeto, la dignidad, la privacidad e intimidad, la autodeterminación, la libertad de elección, la satisfacción y realización personal y la protección, conocimiento y defensa de los derechos”, expuso Gema Pérez, profesora titular y coordinadora del Grado de Psicología de la Universidad CEU San Pablo. Sin embargo, lamentó que la vulneración de esos principios es más frecuente en las personas mayores, lo que provoca un trato inadecuado. En este sentido, apuntó a los estereotipos negativos que hace referencia a creencias erróneas sobre características físicas (limitado, tradicional), sociales (pobre, conservador), psicológicas (rígido, infantil) y de personalidad (aislado, incompetente) de las personas mayores.

 

“La terminología tampoco ayuda. Palabras como viejo o anciano desdibuja a la persona. Sólo vemos lo biológico cuando también somos biografía, formada por la experiencia acumulada de años. Debemos, por tanto, evitar la cosificación y empatizar con la persona. Por ejemplo, hay mayores que se mimetizan con la silla de ruedas y debemos evitarlo”, explicó Pérez.

 

Para contrarrestalo, la experta propuso una serie de herramientas encaminadas a lograr el buen trato de las personas mayores: observar, preguntar y escuchar, con el objetivo de conocerlas y poder empatizar. “Sólo así podremos empoderar a las personas mayores, es decir, capacitarlas para que tomen las riendas de su vida. También debemos aprender a adaptarnos a los cambios para sacar lo mejor de cada etapa, porque envejecer es un éxito”, apuntó. En este sentido, Pérez insistió en la importancia de evitar la sobreprotección y el paternalismo, “que conduce a un exceso de dependencia. La imagen de las personas mayores debe ser diversa, que muestre la individualidad de las personas mayores”.

 

Por su parte, Antonio Martínez Maroto, jurista experto en derechos del mayor, recordó que no hay derechos específicos de las personas mayores: “Tienen los mismos derechos y las mismas obligaciones. No obstante, la fragilidad y la vulnerabilidad es un campo propicio para la transgresión de estos derechos”. Por este motivo, este experto defiende la formalización y aprobación, desde Naciones Unidas, de una Convención de los derechos de las personas Mayores que fomente también el buen trato.

 

Muchas normas de hoy en día se redactaron hace décadas, lo que provoca que algunas de ellas no atienden a la realidad. Martínez Maroto se refirió, por ejemplo, a la jubilación obligatoria. “Debemos tener el derecho de poder trabajar más allá de los 65 años y a una jubilación gradual y flexible”, reivindicó.

 

Respecto a los derechos de las personas mayores que corren el riesgo de ser vulnerados, este jurista destacó el derecho a ser tratado con dignidad, así como el derecho a la libertad, igualdad y no discriminación. “Las personas mayores deben tener la libertad para decidir cómo quieren vivir y morir”, aseveró. Derechos a la protección de la salud, al respeto a la autonomía, a la educación, a la participación social, a una pensión suficiente y a contar con espacios adaptados son otros derechos que Martínez Maroto considera imprescindibles.

 

Imágenes ©www.imagenenaccion.org

 

La segunda jornada del ciclo “Trata como te gustaría ser tratado”, que se celebró ayer en el CEU Montepríncipe de Madrid, organizado por Fundación Mayores de Hoy, con el apoyo de Obra Social “la Caixa” y la Consejería de Política Social y Familia de la Comunidad de Madrid, con la colaboración de Universitas Senioribus CEU, se centró en las relaciones intergeneracionales.

El profesor de la Universidad de Granada y director de la Cátedra Macrosad de Estudios Intergeneracionales, Mariano Sánchez, mantuvo un interesante diálogo con Jaime de la Mata, antiguo alumno de Psicología de la Universidad CEU San Pablo. A través de preguntas y reflexiones, acercaron al público un punto de vista más real sobre el trato de los jóvenes hacia las personas mayores.

Mariano partió de la siguiente afirmación: “Por nacimiento somos intergeneracionales”. A partir de ahí, Jaime reconoció que, a pesar de tener edades similares, percibe menos distancia “generacional” con su abuela que con su jefa. “Entonces, ¿de qué nos sirve usar la edad cronológica para referirnos a las personas mayores?”, preguntó el experto. Respuesta que tiene bien clara: “Las personas mayores no existen más que como una representación social. Existe el término, pero… ¿a quién se refiere?”. Respecto al buen trato, manifestó que se tiene que dispensar a todas las generaciones. El ex alumno coincidió: “Debe existir una base común a todos los seres humanos”.

Mariano planteó otro tema interesante relacionado con la necesidad de crear espacios intergeneracionales: “El espacio en el que se apoya la familia nada tiene que ver con las actuaciones que suceden fuera. Para tratar bien a alguien, primero hay que cruzarse e intercambiar impresiones. Por ello, debemos preocuparnos por averiguar qué son las personas, además de mayores, y qué les preocupa”. Por su parte, Jaime reconoció que el ambiente en el que se mueve “no hay personas mayores”. Hay pocos espacios donde surjan, intencionadamente, encuentros intergeneracionales extrafamiliares y, por tanto, “debemos provocar esos encuentros”.

El siguiente paso es cómo reconocer a una persona mayor. “Por su aspecto físico”, señaló Jaime. Sin embargo, el profesor recordó “que la edad es incierta. No es una cuestión de aspecto, sino que hay que tener en cuenta la salud, el bienestar, la apreciación de deterioro, etc. No debemos estereotipar a un grupo tan diverso”.

Por todo lo expuesto, ambos ponentes concluyeron en la necesidad de implicar a jóvenes y mayores “en la creación de espacios físicos, como el que hoy compartimos, donde la intergeneracionalidad sea posible. Necesitamos oportunidades para estar con ellos. Si trato bien a mis padres y a mis abuelos, también podré tratar bien a otras personas mayores”.

 

Imágenes ©www.imagenenaccion.org

Fundación Mayores de Hoy, con el apoyo de Obra Social “la Caixa” y la Consejería de Política Social y Familia de la Comunidad de Madrid, y con la colaboración de Universitas Senioribus CEU, celebró ayer la segunda jornada del ciclo “Trata como te gustaría ser tratado”, en el CEU Montepríncipe de Madrid. El encuentro, que reunió a niños, estudiantes universitarios y personas mayores, abordó la importancia de fomentar las relaciones intergeneracionales en al ámbito académico para sentar las bases del buen trato a las personas mayores.

La presidenta de la Fundación Mayores de Hoy, Matilde Pelegrí, y la directora de Universitas Senioribus CEU, María García-Carrillo, inauguraron el encuentro. “El aumento de la esperanza de vida y el progresivo envejecimiento de la población nos invita a reflexionar sobre cómo tratamos a las personas mayores, tanto autónomas como dependientes”, subrayó Pelegrí; y defendió que la sociedad, en su avance imparable, debe adaptarse a las necesidades de las personas mayores. En este sentido, los Programas Universitarios para Mayores son un claro ejemplo de iniciativa que responde a sus inquietudes, “donde las personas mayores intercambian experiencias con otras generaciones. Ahí está el verdadero aprendizaje”, señaló Pelegrí.

Por su parte, García-Carrillo reflexionó sobre los cambios a los que ha asistido la sociedad actual, relacionados con la extensión de la longevidad y la incorporación de la mujer al mercado laboral. “Nunca antes habían convivido tantas generaciones en un mismo espacio. De ahí la importancia de fomentar el buen trato a las personas mayores, a través de la formación e información. Algo que hacemos desde Senioribus, donde ponemos en valor el papel de las personas mayores. Cada día nos esforzamos en trasmitir conocimientos y, además, formar el corazón”, apuntó.

Las personas mayores como representación social

El profesor de la Universidad de Granada y director de la Cátedra Macrosad de Estudios Intergeneracionales, Mariano Sánchez, mantuvo un interesante diálogo con Jaime de la Mata, antiguo alumno de Psicología de la Universidad CEU San Pablo. A través de preguntas y reflexiones, acercaron al público un punto de vista más real sobre el trato de los jóvenes hacia las personas mayores.

Los derechos de las personas mayores

Los derechos de las personas mayores fueron analizados por expertos en la materia como Gema Pérez, profesora titular y coordinadora del Grado de Psicología de la Universidad CEU San Pablo, y Antonio Martínez Maroto, jurista especializado en derechos del mayor.

 

Imágenes ©www.imagenenaccion.org

 

 

Fundación Mayores de Hoy, con el apoyo de Obra Social “la Caixa” y la Consejería de Política Social y Familia de la Comunidad de Madrid, y con la colaboración de Universitas Senioribus CEU, celebrará la segunda jornada del ciclo “Trata como te gustaría ser tratado”, el próximo 20 de marzo, en el CEU Montepríncipe de Madrid. El encuentro abordará la importancia de fomentar las relaciones intergeneracionales en al ámbito universitario para fijar los cimientos del buen trato a las personas mayores.

 

PROGRAMA 

 

El profesor de la Universidad de Granada y director de la Cátedra Macrosad de Estudios Intergeneracionales, Mariano Sánchez, hablará sobre “Cómo tratamos a las personas mayores” y los beneficios de las relaciones entre diferentes generaciones, centrándose en el entorno educativo y, especialmente, en el universitario. Este experto estará acompañado por Jaime de la Mata, antiguo alumno de Psicología de la Universidad CEU San Pablo, que permitirá obtener un punto de vista más real sobre el trato de los jóvenes hacia las personas de mayor edad.

“Toda persona necesita relacionarse con personas de otras generaciones para tomar conciencia de la dimensión temporal de la vida humana. No es lo mismo para una persona joven imaginar su vejez sin referencias, que a través de la interacción con personas mayores”, explica Sánchez. El problema radica, asegura Sánchez, en la artificialidad del término “los mayores”, que se convierte en un obstáculo para el conocimiento intergeneracional. “Hemos abusado demasiado de la edad como elemento definitorio de grupos humanos. Los jóvenes, los adultos y las propias personas mayores no nos conocemos bien. Nuestras imágenes mutuas carecen de más experiencias de contacto entre nosotros”, subraya este experto en relaciones intergeneracionales.

Los derechos de las personas mayores también serán analizados por expertos en la materia como Gema Pérez, doctora en Psicología y experta en buenos-malos tratos a personas mayores, y Antonio Martínez Maroto, abogado especializado en derecho del mayor.

En este sentido, Gema Pérez asegura que existen una serie de creencias negativas hacia las personas mayores que conducen a los prejuicios y éstos a la discriminación basada en la edad: el edadismo, que es la tercera gran forma de discriminación junto al sexismo y al racismo. En su intervención, hablará de los estereotipos negativos como “caldo de cultivo” para el desarrollo de las malas actitudes y actos hacia las personas mayores “y debe ser un foco de atención, empezando desde la infancia”. Hoy en día, el envejecimiento está asociado a cualidades negativas: “Los mayores son considerados una carga sociosanitaria y económica, que pasan a ser clase pasiva. Sin embargo, ser joven se ha convertido en un valor en sí mismo y se asocia con características positivas”. Pero la realidad para esta experta es que “toda persona es valiosa, independientemente de su edad”. Por eso, Pérez concluye que debemos desterrar comportamientos relacionados con “la sobreprotección o el paternalismo, que lleva a la infantilización de las personas mayores”.

Por su parte, Maroto recuerda que los derechos de las personas mayores no son específicos de esa edad, “sino que nos referimos a ellos para hacer referencia a derechos de ámbito general que tienen una mayor preponderancia en la edad avanzada o que son más específicamente vulnerados al envejecer”.

Por eso, durante su ponencia este experto profundizará en las dificultades que se encuentran las personas mayores “para ser libres y poder ejercer su autonomía personal, como cualquier otro ciudadano de otra edad. Esto dificulta el normal ejercicio de la vida cotidiana de muchas personas mayores”. Maroto añade que “quien niega ese derecho lo hace con el mejor espíritu beneficente. Pero eso no es buen trato a los mayores sino que, en algunos casos, podría considerarse maltrato”.

Finalmente, María José Bello, directora del Colegio CEU San Pablo Montepríncipe, explicará cómo la complicidad y el acompañamiento de los abuelos a sus nietos es imprescindible para los niños del siglo XXI. Y nada mejor para comprobarlo que contar con testimonios de los propios a alumnos del Colegio CEU San Pablo Montepríncipe, que contarán en primera persona sus experiencias con sus abuelos. Todo ello, resulta imprescindible para normalizar e interiorizar el respeto a la dignidad de las personas mayores.

Autobús que facilita el acceso

Para facilitar el acceso al campus universitario de Montepríncipe, se pondrá un autobús que saldrá a las 9,45 horas de la calle Quintana esquina con calle Tutor de Madrid. Imprescindible marcar la casilla correspondiente al autobús a la hora de realizar la inscripción.